Suspenso en Bucaramanga por lío jurídico que enreda pico y placa

Hoy debía retornar la restricción que se cayó por demanda de concejales.

Aunque todo estaba previsto para que este miércoles retornara la medida del pico y placa general y zonal a Bucaramanga (Santander), la medida tuvo que ser suspendida por la acción judicial de un concejal.

El corporado Pedro Nilson Amaya fue el que impidió el regreso de la restricción al realizar una solicitud de aclaratoria ante el Tribunal de Santander, que ya había autorizado de nuevo su implementación.

El mismo Amaya fue el que, junto con el concejal Henry Gamboa, presentó una acción de nulidad contra el pico y placa que fue la que tumbó la medida en toda la ciudad desde el pasado 3 de abril.

Todo estaba previsto para que la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) y la Cámara de Comercio de Bucaramanga (CCB) desarrollaran desde esta semana las mesas de trabajo para reemplazar el pico y placa, que iba a mantenerse de forma provisional.

El objetivo era cambiar la norma que impediría transitar de 8:00 a. m. a 8:00 p. m. a los vehículos con placas terminadas en número par o impar dependiendo de la fecha, en un cuadrante determinado de la zona centro.

Ese modelo de restricción denominado pico y placa zonal, que la Alcaldía implementó por primera vez el 23 de enero de este año, ha sido muy resistido por los comerciantes de ese sector de la ciudad porque supuestamente conlleva una caída en las ventas hasta del 80 por ciento.

El descontento llevó al desarrollo de varias jornadas de protesta y de acciones judiciales que en menos de dos meses lograron tres fallos distintos.

El 9 de febrero salió la primera decisión que solicitaba suspender el pico y placa en el centro. La orden se dio tras una acción de tutela interpuesta por Oswaldo Abril Arciniegas, comerciante de frutas de la Plaza Central.

Inicialmente la Alcaldía solo le levantó la restricción a él, pero tras un incidente de desacato se hizo general el 21 de febrero. Desde entonces no se ha aplicado el pico y placa zonal por orden de la justicia, a pesar de que la Administración Municipal lo intentó.

No fue sino hasta el jueves de la semana pasada que el Tribunal de Santander dio luz verde para revivirla y de paso reactivar el pico y placa para toda la ciudad (dos dígitos), que estaba suspendido también desde el 3 de abril.

"Le pedimos al alcalde (Rodolfo Hernández) que no implementara el pico y placa como estaba, sino como aplicaba en 2016 (dos dígitos), que era para todos, el cual ya era aceptado por la mayoría”, aseguró Alejandro Almeyda, director de Fenalco en Santander.

Con el freno que logró ponerle el concejal Pedro Nilson Amaya, el regreso del pico y placa a la ciudad quedó de nuevo en un limbo jurídico.

Compartir
Banner Notas Bottom 01

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.