100 acciones por una Bucaramanga más bonita

El arte urbano, la ciencia, el ecologismo, el deporte y las muestras de talento de los bumangueses se tomaron la ‘Ciudad Bonita’ en el festival ‘100 en un día’. La idea es crear espacios incluyentes, participativos, sostenibles y hacer una Bucaramanga más agradable para vivir. Este es una propuesta que hoy destacada la campaña Bucaramanga sin límites.

Un grupo de bumangueses se le midió a movilizar a la comunidad para ser agente de cambio y a través de la visión de la ciudad que quieren generen espacios de arte, cultura cívica, deporte y ciencia, por una Bucaramanga más bonita.

Se trata del ‘Colectivo CiudArte’, que impulsa el festival ‘100 en un día Bucaramanga’ en el que con más de 100 acciones realizadas el pasado domingo le dieron una ‘manita’ a algunos sitios de la ciudad para aportarle otra cara al espacio público. Todas las ideas surgieron desde la ciudadanía.

‘CiudArte’ es un grupo interdisciplinario de jóvenes, son seis personas entre quienes hay diseñadores gráficos, publicistas, ingenieros, fotógrafos y administradores quienes desde hace casi dos años han liderado diferentes experiencias de gestión cultural e innovación social.

“Buscamos aportar a la transformación social y a la apropiación del espacio público a través del arte, la cultura, la creatividad, y el desarrollo integral y sostenible, mediante la participación activa de las comunidades”, explicó Daniel Másmela, docente de la UIS e integrante del colectivo.

El Festival Ciudadano ‘100 en 1 día’ es un movimiento global que nació en Colombia en mayo de 2012 y cambió la cara a la capital colombiana con 250 intervenciones que movilizaron a más de tres mil personas.

Desde entonces se ha realizado en más de 25 lugares en el mundo, transformando ciudades en países como Italia, Dinamarca, México, Chile, Costa Rica, Brasil, Canadá, Rusia, Suiza y Colombia, y busca cambiar el territorio a través 100 iniciativas distintas o más en un solo día.

En la ‘Ciudad Bonita’ nació el año anterior. En el evento lograron movilizar a centenares de personas en busca de un cambio positivo y una transformación social.

Este año el festival tuvo como lema ‘¿Qué sueñas para Bucaramanga?’, buscando generar un espacio de reflexión frente a cuál es la ciudad que soñamos y cómo podemos aportar a que este sueño se haga realidad.

Después de varios meses de preparación, el pasado domingo 29 de octubre los ciudadanos se tomaron un circuito cultural en el Parque de los Niños, la Universidad Industrial de Santander, los centros comerciales Acrópolis y La Florida, y el Sena de la carrera 27.

Durante todo el día disfrutaron de danza urbana y folclórica, muralismos y aerografía, la celebración del ‘Día del Niño’, además varias muestras de yoga, pole dance y ‎freestyle football‬.

“Hubo un momento en el que abrimos tarima en el karaoke ciudadano y fue bien interesante encontrar grandes talentos que querían participar” añadió Daniel.

Todas las acciones fueron planeadas en distintos talleres creativos que se desarrollaron con instituciones, estudiantes, artistas, colectivos ciudadanos y comunidades, en los cuales participaron más de 250 personas. En estos encuentros se preguntaban lo que soñaban para la ciudad y en conjunto crearon las acciones para el festival.

Además, el domingo realizaron una encuesta con los asistentes para que también dijeran lo que soñaban y las respuestas los sorprendieron. “La gente lo que quiere más que edificios, puentes y calles, es cultura y espacios para la recreación y compartir en familia”.

Los organizadores calificaron como exitosa la jornada y desde ya inician las labores para proyectar ‘100 en un día 2018’ en donde esperan que más ciudadanos se unan para expresar su forma de ver el mundo y lo que sienten por la ciudad a través de expresiones de arte y cultura.

Compartir
Banner Notas Bottom 01

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.